El estreñimiento en los bebés

La llegada de un bebé es una experiencia de inmensa de felicidad, pero también supone un gran reto, especialmente para padres primerizos.

No todas las estampas del día a día son idílicas, y cuando se denotan cambios en el ritmo intestinal del peque, el estrés y preocupación ganan terreno.

Pero tranquilos – los problemas digestivos son los trastornos más habituales de los bebés y rara vez representan un problema grave. De todos modos, si estáis lidiando con un escenario de este estilo, ¡las siguientes líneas os ayudarán!

El estreñimiento en los bebés

¿Qué causa el estreñimiento?

Aunque el estreñimiento puede acompañar a diversas enfermedades, lo más frecuente es que sea causado por la alimentación o falta de líquidos. Sin embargo, también hay que considerar que, en la época de lactante, muchos bebés presentan disquecia del lactante (también conocida como falso estreñimiento) un trastorno benigno y muy común
en los recién nacidos.

¿Cómo detectar el estreñimiento?

Si el peque no hace sus heces por lo menos una vez al día (que es lo normal cuando se alimentan con leche materna) o tres veces a la semana (cuando ya ingiere alimentos sólidos), es probable que tenga estreñimiento. Sin embargo, también se debe tener en cuenta otros signos, como:

● Dolor abdominal (llanto, irritabilidad, y retortijones de estómago);
● Dolor y/o dificultades al evacuar;
● Deposiciones con heces duras, oscuras y de gran tamaño;
● Aparecimiento de heridas en el ano (fisuras anales);
● Sangre en la superficie de las heces duras.

¿Cómo aliviar el estreñimiento del bebé?

Existen muchas formas de aliviar el estreñimiento del bebé. He aquí algunas de las más eficaces:

● Hacerle masajes en la barriguita – aquí encontraréis algunas técnicas sencillas; 
● Hacer que esté más activo (hacer mover/flexionar sus piernecitas y, si ya gatea/camina, animarlo a que lo haga);
● Portear ergonómicamente -con la espalda en forma de “C” y las piernas en “M”- el calor corporal y el movimiento favorecen la función intestinal, además de ser una postura que alivia el posible malestar y/o dolor de tripa.
● Si ya ingiere alimentos sólidos, probar darle alimentos ricos en fibra, como un puré de guisantes y quinoa o ciruelas y kiwi;
● Hidratarlo con frecuencia, añadiendo, por ejemplo, un poco de agua extra al biberón.

Y los probióticos, ¿merecen la pena?

En un estudio realizado en la Universidad de Nápoles y publicado en el Journal of Pediatrics, se concluyó que la administración de Lactobacillus reuteri DSM 17938 en bebés con estreñimiento crónico tiene un efecto positivo en la frecuencia intestinal.
La gran ventaja de L. reuteri DSM 17938 es que cuenta con estudios que avalan su seguridad desde los primeros días de vida, por lo que pueden ser la solución más natural y segura para un bebé con cólicos u otros problemas gastrointestinales desde su nacimiento.

¿Cuándo ir al médico? ¿Cuándo ir al médico?

La decisión de llevar el bebé al médico depende de la gravedad del estreñimiento. Si los síntomas duran varios días, si el bebé tiene mucho dolor o simplemente estáis preocupados, es aconsejable llevarlo al pediatra. Este podrá sacar conclusiones más acertadas sobre las causas del estreñimiento en el bebé y recetar los medicamentos correspondientes.

artículos relacionados

Beneficios del porteo

Beneficios del porteo

Beneficios del porteo El porteo es una práctica ancestral (¡una de las más antiguas de la especie humana!) que se está recuperando por todo Occidente.

Leer más

¿QUIERES FORMAR PARTE DE
NUESTRA FAMILIA VIRTUAL?

¡SUSCRÍBETE A REUTERI NEWS!

Un espacio en el que te brindamos consejos, luz y calma para que puedas disfrutar de la bonita aventura de convertirte en madre, padre y formar una familia.