Beneficios de la lactancia materna para la mamá

Como ya hemos visto, tanto la Organización Mundial de la Salud como la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé, mantenerla al iniciar la alimentación complementaria a los 6 meses, e intentar prolongarla hasta los 2 años o más.


Se habla muchísimo de cuáles son los beneficios de la lactancia materna para el bebé, pero también hay que resaltar todos los beneficios para la mamá, tanto a nivel físico como emocional.

Beneficios de la lactancia materna para la mamá

Como siempre se ha dicho, el cuerpo es sabio, muy sabio y, tras el parto, cuando tenemos el primer contacto piel con piel con el bebé, el cuerpo sigue aumentando los niveles de oxitocina “la hormona del amor y la felicidad”, hormona que también segregamos cuando el bebé succiona el pezón durante las tomas, llegando así tanto al cerebro de mamá como al del bebé.

A su vez, tanto la succión como la secreción de oxitocina favorecen que el útero se contraiga, ayudando a expulsar la placenta -si el agarre del bebé es inmediato al parto- y evitando grandes hemorragias los días posteriores, reduciéndose así las posibilidades a sufrir anemia ferropénica y otras dolencias derivadas de las abundantes pérdidas de
sangre.
Es común que durante el embarazo y el postparto muchas mamás sufran anemia, por lo que la lactancia materna es también una gran ayuda para combatirla al prevenir hemorragias y retrasar el inicio de la menstruación, lo que permite recuperar los niveles de hierro y hemoglobina.
Son también numerosos los estudios que avalan que la lactancia materna reduce el riesgo de padecer cardiopatías, diabetes tipo II, y ciertos tipos de cáncer como el de mama, útero y ovarios.

A mayor duración de la lactancia materna, menor riesgo de padecer ciertas enfermedades.
Por otro lado, durante el embarazo los huesos se debilitan al pasar al bebé muchos de sus nutrientes. La lactancia favorece la regeneración de dichos nutrientes, así como la producción de minerales que a largo plazo también reducen el riesgo de padecer artritis, osteoporosis y fracturas.

Y además de todos los beneficios físicos, tenemos también los emocionales, que están también íntimamente ligados a la salud.
La lactancia materna, y más concretamente la oxitocina, disminuye el riesgo de sufrir depresión postparto, y alivian síntomas ligados al estrés, la ansiedad y la depresión que suelen ser muy frecuentes durante los primeros meses tras la llegada de un bebé.
Además de ser un antidepresivo natural, la lactancia nos ayuda a establecer el vínculo con el bebé y a desarrollar el comportamiento maternal mejorado, teoría que aborda la necesidad y la predisposición biológica de amamantar, y que refuerza la importancia de implantar un buen vínculo entre bebé y mamá basado en la seguridad, la protección y
el apego.

La lactancia favorece el empoderamiento en muchos sentidos, primero, porque la mamá en sí misma se basta para dar cobertura a las dos principales necesidades del bebé: alimento y protección. Y por otro lado, porque le da a la madre flexibilidad y autonomía para retomar su vida y compatibilizar con el cuidado de su bebé. El parto y el hecho de
convertirse en madre son grandes acontecimientos en la vida femenina, cambiando tanto la autopercepción como la del mundo que nos rodea, el hecho de crear una nueva vida y mantenerla (con el apoyo de la lactancia), da a la madre una seguridad y un empoderamiento como mujer que la hacen sentirse menos vulnerable y con mucha más fuerza en una etapa tan trascendental de su vida.

Una mujer empoderada es una mujer confiada.

Por último, al generar un gasto calórico extra -se calcula que dar de mamar consume unas 500 kcal al día – la lactancia también es una gran ayuda para perder los kilos adicionales del embarazo, pero esto no sucede en todas las mujeres, ya que cada mujer tiene sus propios procesos, su metabolismo, y la pérdida de peso no debe ser una obsesión ni una fuente de frustración tras el parto.
La meta debe ser estar sanas y felices. Mamá feliz, bebé feliz, familia feliz.

artículos relacionados

¿QUIERES FORMAR PARTE DE
NUESTRA FAMILIA VIRTUAL?

¡SUSCRÍBETE A REUTERI NEWS!

Un espacio en el que te brindamos consejos, luz y calma para que puedas disfrutar de la bonita aventura de convertirte en madre, padre y formar una familia.