fbpx

Cuidados, seguridad y prevención de emergencias durante el verano, con Nerea Moya de @veroirysentir

El verano es una temporada de diversión al aire libre, especialmente para los más pequeños. Sin embargo, también es una época que requiere una atención especial a la seguridad y prevención de emergencias.

Con los consejos de Nerea Moya, Técnica en Emergencias Sanitarias y mami de dos peques, podemos asegurarnos de que los niños disfruten del agua y del sol de manera segura tanto en piscinas como en playas o cualquier lugar al aire libre. 

Aquí te dejamos una guía completa para mantener a tus peques protegidos y felices durante el verano.

La seguridad en el Agua

El entorno de las piscinas

La supervisión constante es fundamental cuando los niños están en el agua. Lo ideal es estar con ellos dentro de la piscina, pero si no es posible, asegúrate de estar cerca y prestando atención en todo momento siempre y cuando ya sepan mantenerse a flote y nadar.  Deja el móvil, el libro u otras distracciones para después.

Mantén a los niños a una distancia de un brazo. Esto te permitirá reaccionar rápidamente si necesitan ayuda y evitar posibles accidentes. Aquellos bebés o niños que todavía no sepan nadar, siempre en brazos, no hay dispositivo más seguro que ese. 

Asegúrate de que la piscina cumpla con las normativas de vallado de seguridad. Observa la profundidad y busca zonas menos profundas donde los niños puedan jugar. Verifica las entradas y salidas al agua para garantizar un acceso seguro.

Es crucial que los niños aprendan a flotar o nadar. Estas habilidades pueden ser vitales en caso de una caída accidental, proporcionando el tiempo necesario para un rescate.

Verifica también la disponibilidad de flotadores salvavidas y otros elementos de rescate en la piscina. La presencia de un socorrista o un adulto responsable de la supervisión constante es esencial.

Los juguetes deben guardarse cuando no se estén utilizando para evitar que los niños se lancen al agua tras ellos sin supervisión.

¡Cuidado con los drenajes! Evita que los niños usen bañadores con lazos o tirantes sueltos que puedan quedar atrapados en los drenajes, ya que esto puede causar succión.

Seguridad en playas

Las olas y las corrientes pueden ser traicioneras, incluso en la orilla. Siempre acompaña a los niños cuando se acerquen al agua.

Además, es recomendable optar por playas que cuenten con socorristas. Estos profesionales pueden ser vitales en situaciones de emergencia.

Como elemento de seguridad, debes usar chalecos de flotación en lugar de manguitos o flotadores, ya que estos últimos pueden desprenderse fácilmente y proporcionar una falsa sensación de seguridad.

Los hinchables como barcas y donuts deben usarse con precaución. Pueden volcar con las olas, atrapando a los niños debajo del agua.

Antes de permitir que los niños entren al agua, asegúrate de que la bandera esté en verde. Esto indica que es seguro nadar. Recuerda que el color de la bandera puede variar a lo largo de la jornada.

Por último, tanto en piscinas como playas, recuerda elegir bañadores de colores vivos o neón como amarillo, verde fosforito, naranja o rosa llamativo. Los colores neutros como azul y verde se ven menos bajo el agua, dificultando los rescates. Por otro lado, recuerda que muchas cremas solares no son resistentes al agua. Aplica nuevamente la crema cada vez que los niños salgan del agua.

La radiación y el calor

Otro factor del verano que en ocasiones descuidamos es el calor y la radiación. Recuerda elegir telas transpirables y ligeras como algodón o  lino. Cuando tu peque tenga que estar expuesto al sol, usa gorras y camisetas con protección UPF 50+. También las gafas solares son importantes para proteger los ojos de los niños.

Evita la exposición al sol en horas peligrosas, entre las 11:00 y las 17:00. La piel sin protección puede quemarse en tan solo 15 minutos. Utiliza cremas solares con factor de protección 50+ y filtro mineral para niños mayores de 6 meses. Evita los temidos golpes de calor.

En entornos de interior usa ventiladores y aires acondicionados, evitando que el aire les dé directamente. La temperatura ideal es de 23-25ºC durante el día y no bajar de 25ºC por la noche. No cubras el carrito del bebé con muselinas o toallas, ya que esto aumenta la temperatura interior. Usa sombrillas con UPF o capotas grandes.

Los niños necesitan mantenerse hidratados. Ofrece agua a partir de los 6 meses y para los más pequeños, la lactancia materna o artificial a demanda es suficiente.

En el coche las temperaturas pueden ser más intensas por la concentración de calor. Protege a los niños utilizando colchonetas de aire y cubriendo la silla cuando no se use. Usa parasoles con UPF para las ventanas..

Seguridad en Juegos al Aire Libre

En verano nuestros peques disfrutan de multitud de refrescantes juegos de agua, pero debemos permanecer atentos para evitar accidentes. Recuerda elegir calzado antideslizante para evitar caídas y lesiones.

¡Cuidado con los globos de agua! Estos pueden ser peligrosos, especialmente para los más pequeños ¿Sabías que son la principal causa de muerte infantil por aspiración por juguete en menores de 8 años?  Supervisa su uso y recoge los restos después de jugar.

Insectos y picaduras

Usa repelentes adecuados según la edad del niño. Para menores de 6 meses, usa repelentes con icaridina; para mayores de 1 año, con IR3535; y para mayores de 2 años, con DEET. Las pegatinas y pulseras de citronela no son eficaces. Para proteger a los bebés usa una malla antimosquitos en el capazo y materiales ligeros como algodón, lino o bambú para el porteo, acompañado de una sombrilla.

Si finalmente se llegan a producir picaduras, usa hielo o cremas naturales. En caso de inflamación o dolor, consulta al pediatra para usar una crema con corticoide de baja potencia.

Siguiendo estos consejos de Nerea Moya de Ver, Oír y Sentir, podemos asegurarnos de que los niños disfruten de un verano seguro y lleno de diversión. La prevención y la vigilancia constante son clave para evitar emergencias y mantener a nuestros pequeños protegidos. 

Si quieres conocer más sobre los Primeros Auxilios Pediátricos, puedes leer este otro artículo de Nerea Moya donde nos desgrana multitud de temas relacionados como el atragantamiento, los accidentes de tráfico, maniobras de desobstrucción, intoxicaciones, muerte súbita del lactante (SMSL), afecciones e insuficiencias respiratorias, fiebres, golpes, reacciones alérgicas, ¡y mucho más! No puedes perderte tampoco el vídeo de su anterior visita al espacio del Experto al Habla donde nos pudo ampliar toda la información sobre prevención y actuación en emergencias pediátricas.

Recuerda que la m(p)aternidad es un viaje de aprendizaje continuo. No temas pedir ayuda a profesionales de la salud o a otros padres cuando lo necesites. Con el tiempo y con amor, encontrarás tu propio camino para criar a tu hijo de manera saludable y feliz.

¡Lo estáis haciendo genial! Y si necesitáis más consejos sobre pediatría , crianza , cómo educar en calma u os apetece conocer las últimas novedades sobre  maternidad, crianza, lactancia, alimentación o salud mental, no dejéis de visitar nuestro blog, nuestro canal de Youtube, así como seguirnos en Facebook e Instagram.

 

¿Quieres formar parte de nuestra familia virtual? ¡Suscríbete a Reuteri News! 

Un espacio en el que te brindamos consejos, luz y calma para que puedas disfrutar de la bonita aventura de convertirte en m(p)adre #tranquilidaddesdeelprimerdia

Esperamos que os guste y os resulte útil 💛
Reuteri siempre a vuestro lado 😊👨‍👩‍👧‍👦

artículos relacionados

¿Qué es la microbiota?

¿Qué es la microbiota? Y concretando un poco más, ¿por qué es tan importante forjarla desde el nacimiento? Os lo explicamos en las siguientes líneas. En nuestro

Leer más

¿QUIERES FORMAR PARTE DE
NUESTRA FAMILIA VIRTUAL?

¡SUSCRÍBETE A REUTERI NEWS!

Un espacio en el que te brindamos consejos, luz y calma para que puedas disfrutar de la bonita aventura de convertirte en madre, padre y formar una familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *